Aunque este remake de la película del 2005 es predecible, el carisma de los protagonistas Shirley MacLaine y Christopher Plummer la hace exitosa.

Parece imposible que un remake sea capaz de igualar una versión original, sin embargo existen algunas ocasiones en que esto sucede. Tal es el caso de Elsa & Fred, remake de la cinta argentino-española que muestra la curiosa historia de 2 ancianos que comienzan una emotiva relación luego de convertirse en vecinos, encontrando así una nueva oportunidad de ser felices.

Gran parte del éxito del filme radica en la presencia de Shirley MacLaine y Christopher Plummer como los protagonistas de la historia, ya que además de gozar de un enorme talento que ha sido comprobado a través de las décadas, son dueños de un carisma natural que les convierte en una pareja sumamente entrañable. Esto se debe a que Plummer encarna perfectamente a un hombre encantadoramente malhumorado ante la frialdad de su vida, ignorante de que ésta terminará abruptamente tras conocer a una alocada anciana que se niega a perder la jovialidad.

El trabajo de ambos actores es complementado por la buena dirección de Michael Radford, quien rescata los mejores elementos del filme original y los combina con un muy singular sentido del humor. A esto agreguemos que el realizador reencuentra la elegancia que le caracterizó en El cartero (1994) para la ejecución de secuencias verdaderamente memorables, destacando el momento en el que ambos personajes consolidan su amor al más puro estilo de Federico Fellini.

¿El problema? Elsa & Fred es una película sumamente predecible, que además se ve perjudicada por el hecho de ser un remake. Por ello el público familiarizado con el filme original y las nuevas audiencias podrán descifrar el desenlace de la trama desde los primeros minutos, aunque ni siquiera esto podrá evitar que algunos cuantos derramen unas lágrimas en el transcurso del largometraje.

 © CINEPREMIER | Luis Miguel Cruz | 30-10-2014